Lupus/netas/Tips de salud/Uncategorized

Afuera.

A veces el ajetreo cotidiano nos va empujando a pensar de manera negativa, las malas noticias y el sufrimiento humano son incontables! Sin embargo, dentro de este mar de sufrimiento y obscuridad, brilla la luz clara, pura, que limpia y esteriliza. Ninguno podemos librarnos: nos quema y abrasa. Para librarnos de ella, tendríamos que encerrarnos y obscurecernos para siempre.

Hay tantas maravillas que la luz nos permite admirar. Ella siempre está ahí. Depende de nosotros abrir las ventanas para dejarla entrar a nuestras vidas y transformarnos.

Ella toca. Tú, abres. Una vez que lo haces, te contagia y te hace salir. Sí, porque solo ella te permite admirar el universo, la naturaleza, la bondad, el bien, la belleza.

Es allí afuera, de nuestra obscuridad, de la soledad, donde nos encontramos, donde nos realizamos, donde florecemos. Allí, nos reconocemos, reflejados en el rostro de los demás, que nos esperan, nos necesitan, nos buscan. La luz permite encontrarnos. Nos hace parte de ella.

Allí fuera, donde ya no hay lugar solo para mí, sino para la comunión con aquellos que me esperan, donde puedo ser capaz de inundar con todas sus cualidades a la obscuridad.

Sal, vamos, anímate. Abre la puerta, ahí fuera de ti, podrás admirar las incontables bendiciones que te rodean. Recordarás lo que el amor y la belleza significan y que vale la pena luchar por ellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s